Comprar un coche de segunda mano

Llevo ahorrando un par de años, solo puedo guardar unos euros de mi sueldo porque los gastos de una persona soltera viviendo sola son muchos, hay que pagar el alquiler del piso, los gastos de comunidad, las facturas de la  luz el agua y el gas, por supuesto la alimentación de todo un mes, que aunque comas poquito y no te des muchos caprichos ya se te va otro pico. A esto le sumamos la conexión a internet y la factura del teléfono y ya poco queda para ahorrar  para ocio, en algún momento hay que salir a tomar unos vinos con los amigos o al cine a ver algún estreno de los que dejan huella.

La cuestión es que para poder comprar un coche de segunda mano ya llevo un par de años privándome de muchas cosas porque mi sueldo de becaria no da para más. Creo que ya lo he conseguido, creo que tengo el dinero suficiente para poder afrontar la compra de un coche, algo pequeño y que consuma poco y sobre todo que sea económico ya que no me da para mucho.

Esta tarde viene mi amigo Luis, mientras nos tomamos un vino en casa, nos meteremos en internet y buscaremos el vehículo adecuado para mí. Afortunadamente desde casa podemos hacer una selección bastante amplia para averiguar que coche es el que me define. Una tarde entera con una copa de vino en una mano y el ordenador en la otra buscando página por página hasta dar con lo que buscamos. La verdad es que no creo que sea muy complicado ya que existen miles de páginas web de ventas de coches de segunda mano, de particulares y de profesionales. Yo casi que prefiero comprar el coche a un particular, creo que todos le cogemos un poco de cariño a nuestras cosas u que si hablo directamente con el propietario me dirá exactamente en qué condiciones está el coche. Por supuesto lo tendrá que ver un mecánico de mi elección, ya que no quiero que me den gato por liebre y acabar comprando una chatarra que se pase más tiempo en el taller que llevándome a los sitios.

Así que ya tengo el plan para hoy y con un poco de suerte dentro de poco estoy estrenando coche que falta me hace ya, poder disfrutar de la compra que tanto me ha costado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *