Historia de los Abarth: los coches de competición de Fiat

La marca italiana de automóviles de competición Abarth fue fundada por Carlo Abarth en Turín en el año 1949. Desde entonces cuenta con más de 10.000 victorias en carreras, 10 récords mundiales y 133 títulos internacionales. De hecho, el éxito en las competiciones ha sido siempre una de las piedras angulares de la historia de Abarth.

“La marca de coches Abarth cuenta con más de 10.000 victorias en carreas, 10 récords mundiales y 133 títulos internacionales”

G2J_Autocass88_2_historia-abarth

Esta marca de coches es filial del grupo Fiat desde hace 45 años y su popularidad no ha dejado de crecer. Desde el éxito del lanzamiento del Fiat 500 Abarth en 2008 hasta el aumento de personas que quieren comprar un Abarth de segunda mano, sus 60 años de legado deportivo siguen dando sus frutos.

Los inicios de Abarth

Karl Abarth, nacido el 15 de noviembre de 1908 en Viena, se dedicaba a las carreras de motocicletas llegando a ser cinco veces campeón de motocicleta a nivel europeo en los años 20. Dato especialmente asombroso si tenemos en cuenta que las motocicletas que utilizaba eran construidas por sus propias manos.

Su carrera como piloto de motos finalizó en 1939 con un accidente en Yugoslavia que lo dejó hospitalizado durante casi un año, donde después se quedaría trabajando en un taller. Tras el fin de la guerra volvería a Italia para trabajar en el departamento de diseño de Porsche primero y en Cisitalia, un fabricante italiano de coches deportivos, después. Hasta que en 1949 fundó su propia marca de accesorios automovilísticos; Abarth.

Sistemas de escape de alto rendimiento

Para complementar el coste de producción de los kits de tuning, Abarth se diversificó en el desarrollo de sistemas de escape de alto rendimiento. Haciendo uso de su amplia experiencia con los tubos de escape de motocicletas, Abarth supo desarrollar una nueva gama de sistemas de escape para automóviles.

Pronto, Abarth había desarrollado un conjunto de tubos de escape creados para vehículos específicos y puso en marcha una llamativa campaña para venderlos. Los tubos de escape se presentaban en un acabado negro mate con puntas cromadas. A pesar de su alto precio (a partir de 5.950 liras frente a las 2.000 liras por un silenciador estándar) tuvieron un gran éxito.

A finales de 1950, Abarth empleaba a más de 40 personas y vendía más de 4.500 sistemas de escape. En 1962, las ventas globales alcanzarían casi 260.000 unidades. Al mismo tiempo Abarth volvía a sorprender, esta vez sobre cuatro ruedas, con el lanzamiento del icónico Fiat Abarth 750, lo que le ayudaría a ganar su lugar en los libros de récords por sus tiempos y distancias. Su éxito llamó tanto la atención que en 1958 sus productos comenzaron a distribuirse también en Estados Unidos.

Abarth y el original Fiat 500

Pero 1958 resultó ser un año histórico para Abarth por otra razón. Fiat lanzó un coche nuevo, el 500. Midiendo tan solo 3 metros de largo y pesando 499 kilos, el Fiat 500 fue uno de los primeros coches exclusivamente pensados para ciudad y una respuesta directa a la demanda de la postguerra que pedía un coche asequible y de conducción práctica.

Karl Abarth vio otros usos para el Fiat 500. Cogió un modelo estándar para someterlo a un tratamiento Abarth completo. Aumentó los ratios de compresión en el pequeño motor de 479 centímetros cúbicos, introduciendo un carburador Weber 26 IMB, optimizando los sistemas de combustible y añadiendo un completo sistema de escape deportivo Abarth.  Estas modificaciones mejorarán considerablemente el manejo del automóvil a la vez que duplicó su potencia.

Este modelo sería conocido como el Abarth 595 y llegó a alcanzar 900 victorias en carreras hasta 1965. De hecho, la década de los 60 sería una edad de oro para Abarth.

El retorno de Abarth

Desde que fue relanzado en 2007, Abarth ha experimentado una mejora de las ventas que ha resultado en la expansión a mercados internacionales. Con modelos como el Abarth Grande Punto, Abarth 500, Abarth Punto o el Abarth 695 esta marca italiana ha vuelto a conquistar los mercados y las pistas de competición ¿Con qué modelo te quedarías tú?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *