¿Cada cuánto se debe hacer mantenimiento o revisión a la batería?

La batería es uno de los componentes más importantes de un vehículo y motivo de cuatro de cada diez visitas al taller

Seguro que has vivido la siguiente situación. Vas al garaje a coger tu coche para ir al trabajo. Montas y metes la llave. Giras. Y el motor no arranca. No tiene fuerza. Te desesperas. La batería del coche se ha acabado. ¿Por qué? ¿Cómo se ha llegado a esa situación? Antes de nada hay que tener claro de que cuando el coche no arranca por la batería es una consecuencia que podría haberse evitado con un mantenimiento correcto.

Por ello, vamos a ver algunos consejos a seguir para tratar de alargar la vida útil de las baterías y conseguir que el coche funcione del mejor modo posible. Hay que tener en cuenta que la batería del vehículo es un componente que, tarde o temprano, va a tener que cambiarse, ya que tiene una vida útil. No obstante, podemos tratar de alargar la vida y, con ello, mejorar el funcionamiento del coche.

La batería es la parte encargada de almacenar toda la energía del coche y que va a permitir que el vehículo pueda arrancar, y funcionen todos los sistemas electrónicos del mismo como son las luces, la radio, las lunas,… Hoy en día los vehículos tienen más componentes eléctricos y electrónicos, por lo que necesitan más energía que en décadas anteriores para poder funcionar correctamente.

De manera general se recomienda revisar la batería cada seis meses cuando el vehículo tiene una antigüedad igual o superior a los 2 años. Con más de 4 años lo más conveniente será cambiarla, ya que puede dejar de funcionar en cualquier momento.

No obstante y antes de llegar a la situación en la que el coche no arranca por falta de batería, el vehículo suele dar una serie de síntomas y avisos que nos pueden hacer pensar que algo está empezando a fallar en ellas.

Uno de los síntomas más habituales y, al mismo tiempo, más claros es que al coche le cuesta arrancar más de lo normal. Cuando hay que repetir el giro de la llave o el proceso de arranque tarde un par de segundos más que lo habitual, deberíamos acudir al taller a hacer una revisión de la misma.

Otro de los avisos claros que podemos detectar es que las luces del coche tienen menos potencia de lo habitual. Los cambios de intensidad pueden ser muy claros o mínimos. Estar atentos a ello es clave para poder detectar los momentos en los que es aconsejable revisar la batería. Lo mismo sucede cuando se producen fallos puntuales en la conexión de la radio o los elevalunas eléctricos. Si vemos que falla es que la batería está dando problemas.

Y, por supuesto, debemos estar atentos al salpicadero y ver si el icono de la batería está encendido, lo que significa que las baterías de los vehículos tienen problemas y habría que proceder a su cambio y sustitución.

Por norma general, la batería de un coche tiene una vida útil que oscila entre los dos y los cuatro años. No obstante, pueden darse situaciones extraordinarias en las que la vida útil disminuye. En este sentido, el clima afecta directamente a las baterías, por lo que en zonas donde hay cambios bruscos de temperatura suele ser más habitual una vida menor de las baterías.

La actividad y el uso de demos al coche también afectará a las baterías. En el caso de que utilicemos muy poco el coche y pase muchos días parado, lo normal es que la batería se vaya descargando y tenga menos tiempo de recuperación. Lo mismo sucede en el caso de hacer trayectos cortos, ya que lo recomendable es circular, al menos, 10 kilómetros para que la batería recupere toda la energía que ha necesitado para arrancar el coche.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *